fbpx
VIH Indetectable = VIH Intransmisible

VIH Indetectable = VIH Intransmisible

Con el tratamiento adecuado, las personas que viven con VIH pueden reducir su carga viral hasta el nivel VIH indetectable y así dejar de transmitir el virus.

El VIH (Virus de la Inmunodeficiencia Humana) es un virus que ataca el sistema inmunitario del cuerpo, debilitándolo y haciéndolo más susceptible a infecciones y enfermedades.

Generalmente, se transmite de una persona a otra por el contacto de fluidos como la sangre, el semen, las secreciones vaginales y la leche materna.

Sin embargo, hoy día hay tratamientos que permiten llevar una vida plena y saludable sin el riesgo de infectar a otras personas.

 

VIH Indetectable = VIH intransmisible

Indetectable se refiere a que la carga viral de una persona que vive con VIH ha sido suprimida a un nivel tan bajo que no puede ser detectada por las pruebas estándar. Esto significa que la cantidad de virus en la sangre es extremadamente baja, lo que reduce significativamente el riesgo de transmitir el VIH a otras personas.

Intransmisible, por otro lado, significa que una persona que vive con VIH con una carga viral indetectable no transmite el virus a otras personas.

 

Tal vez quieras leer Autoexamen de VIH en casa

 

Según ONU Sida “Veinte años de datos prueban la eficacia del tratamiento contra el VIH para reducir la transmisión del virus.”

En el mundo, un 47 % de las personas que viven con el VIH tienen una carga viral suprimida.[1]

Es importante destacar que VIH indetectable no significa lo mismo que VIH curado. Las personas con VIH indetectable aún tienen el virus en su cuerpo, pero está controlado por la medicación. Si dejan de tomar la medicación, la carga viral puede volver a aumentar y el virus puede volverse transmisible.

Cuando en 2016, la comunidad científica declaró que indetectable era igual a intrasmisible, hacía referencia a las posibles infecciones por contacto sexual, es decir aquellas infecciones por mantener relaciones sexuales sin protección.

No obstante, en mayo de 2024 la Asociación Estadounidense de Pediatría (AAP) modificó su posición sobre la lactancia[3]. Desde 1985, la AAP recomendaba la leche de fórmula como único mecanismo seguro para alimentar a los bebes de personas con VIH.

Ahora, los últimos hallazgos indican que, cuando las personas que amamantan han sido declaradas indetectables, el riesgo de transmitir el VIH por la leche materna es inferior al 1%. La APP también ha advertido al personal de salud que debe prepararse para asesorar y acompañar en el proceso a las personas con VIH indetectable que deseen amamantar sus bebes.

 

¿En qué consiste el tratamiento antirretroviral (TAR)?

El tratamiento antirretroviral (TAR) es un conjunto de medicamentos que se utilizan para combatir la infección por el VIH y mantener el virus indetectable en la sangre. El TAR está compuesto por una combinación de medicamentos que atacan al VIH en diferentes etapas de su ciclo de vida.

El objetivo del TAR es:

  • Suprimir la replicación del virus: Los medicamentos del TAR impiden que el VIH se multiplique en el cuerpo, lo que reduce significativamente la cantidad de virus en la sangre (o carga viral).
  • Fortalecer el sistema inmunitario: Al reducir la carga viral, el TAR permite que el sistema inmunitario se recupere y funcione mejor, lo que reduce el riesgo de infecciones y enfermedades oportunistas.
  • Prevenir la transmisión del VIH: Cuando la carga viral es indetectable, el virus no transmite a otras personas a través de relaciones sexuales.

Es importante tomar el TAR tal como lo indica la prescripción médica, sin saltarse ninguna dosis ni modificar el horario. La constancia es crucial para mantener la supresión del virus y evitar que se desarrolle resistencia a los medicamentos.

La forma de administración del TAR varía según los medicamentos específicos que se utilizan. Algunos medicamentos se toman en forma de pastillas, mientras que otros se inyectan. La frecuencia de administración también puede variar, desde una vez al día hasta varias veces al día.

Las personas que viven con VIH y se han puesto en tratamiento antirretroviral, deben llevar al menos seis meses con carga viral indetectable para que sean declaradas intrasmisibles.[2]

En los primeros meses de tratamiento antirretroviral, la carga viral irá disminuyendo lentamente hasta que los niveles de virus en las pruebas de laboratorio sean indetectables. Esto a su vez permitirá el restablecimiento del sistema de defensas del cuerpo.

 

VIH intransmisible y otros beneficios del TAR

El TAR ha transformado la vida de las personas con VIH, convirtiéndola en una enfermedad crónica y manejable. Algunos beneficios del TAR incluyen:

  • Reducción significativa del riesgo de muerte por enfermedades relacionadas con el VIH.
  • Mejora de la calidad de vida, incluyendo un aumento de la energía y gozar de buena salud.
  • Justo a una dieta adecuada y ejercicio, se puede retomar actividades como estudiar o trabajar.
  • Oportunidad de elegir si desean tener relaciones sexuales con o sin condón, al saber que no transmitirán el virus a sus parejas.

Para mantener el virus indetectable es fundamental seguir fielmente el tratamiento antirretroviral. Además, tu servicio de salud deberá hacerte pruebas periódicas de carga viral para controlar la efectividad del tratamiento.

Si vives con VIH, consulta en tu EPS sobre el TAR. Este tratamiento puede ayudarte a controlar la infección, mantenerte saludable y prevenir la transmisión del virus a otras personas.

 

Prevención combinada, la mejor estrategia

La prevención combinada es una estrategia que combina varios métodos preventivos para reducir al máximo el número de nuevas infecciones de transmisión sexual, incluyendo el VIH.

  • Conocer el estado viral: los exámenes para detectar la presencia de virus relacionados con infecciones sexuales dan la oportunidad de tratar de manera oportuna infecciones en fases tempranas y prevenir enfermedades. Para esto las pruebas de tamizaje son la mejor opción.
  • Usar preservativos: uno de los mecanismos de prevención de infecciones más efectivos y sencillos te lo ofrecen los preservativos, ya sean insertivos (antes conocidos como condones masculinos) o receptivos (antes llamados condones femeninos).
  • Uso de profilaxis previa y post exposición: este es un tratamiento ya disponible en tu EPS, es decir que está incluido en el Plan Básico de Salud en Colombia, y tienes derecho a solicitarlo al proveedor de servicios de salud.
  • Tratamiento como prevención: si ya vives con VIH, tener constancia en el tratamiento y mantenerse en el nivel indetectable. Así como asistir a controles y exámenes periódicos.

Con una suficiente asesoría médica, la prevención combinada se adapta a tus necesidades individuales y es fundamental para protegerte a ti y a las demás personas.

 

Por dónde empezar

Para comenzar, te recomendamos la toma de exámenes de tamizaje para las infecciones de transmisión sexual más comunes. Ponte en comunicación con Oriéntame de lunes a sábado llamando al 601 744 7633 o vía chat y pide tu cita.

Fuentes:

[1] Indetectable = Intransmisible, La salud pública y la supresión de la carga vírica del VIH. ONU SIDA, 2018. Disponible en https://www.unaids.org/es/resources/presscentre/featurestories/2018/july/undetectable-untransmittable

[2] En 2016, el Departamento de Salud de la ciudad de Nueva York en una declaración afirmó que las personas con VIH que han mantenido una carga viral indetectable durante al menos seis meses no transmiten el VIH por mantener relaciones sexuales. Un año después el Centro de Control de Enfermedades de Estados Unidos, se sumó a esta declaración. Más información en https://www.nyc.gov/site/doh/providers/health-topics/hiv-u-u.page

[3] Pollock L, Levison J. 2023 Updated guidelines on infant feeding and HIV in the United States: what are they and why have recommendations changed. Top Antivir Med. 2023 Dec 5;31(5):576-586. PMID: 38198669; PMCID: PMC10776031. Publicado en https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC10776031/

Pregunta por el servicio de asesoría y pruebas para Infecciones sexuales

 

También te puede Interesar

Aborto en América Latina

Aborto en América Latina

El aborto, un tema que ha generado debates acalorados durante décadas, se encuentra en una encrucijada en América Latina. Si bien algunos países han avanzado en la despenalización e incluso legalización del aborto, otros mantienen legislaciones restrictivas que ponen...

leer más
Anticonceptivos que funcionan solos

Anticonceptivos que funcionan solos

Hoy día, mujeres, adolescentes y personas con posibilidad de embarazarse tienen más control que nunca sobre sus cuerpos y salud reproductiva. Entre las opciones disponibles, los anticonceptivos de larga duración (ALDs) se han convertido en una alternativa para quienes...

leer más
VIH Indetectable = VIH Intransmisible

VIH Indetectable = VIH Intransmisible

Con el tratamiento adecuado, las personas que viven con VIH pueden reducir su carga viral hasta el nivel VIH indetectable y así dejar de transmitir el virus. El VIH (Virus de la Inmunodeficiencia Humana) es un virus que ataca el sistema inmunitario del cuerpo,...

leer más

Infecciones (ITS) y Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS) ¿son lo mismo?

Infecciones (ITS) y Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS) ¿son lo mismo?

Tanto las Infecciones de Transmisión Sexual (ITS), como las Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS), representan un desafío para la salud pública. Son causadas por microorganismos como virus, bacterias, hongos y parásitos que se transmiten de persona a persona a través de actividades sexuales, contacto íntimo o durante el embarazo, parto o lactancia. Comprender la diferencia entre infecciones y enfermedades de transmisión sexual, así como saber cómo prevenirlas, reconocer los signos de alarma y cuándo buscar atención médica es vital para proteger tu salud sexual y reproductiva.

 

Diferencia entre Infecciones y Enfermedades de Transmisión Sexual

La diferencia principal entre infecciones y enfermedades de transmisión sexual radica en la terminología utilizada y la gravedad de la condición. Las infecciones de transmisión sexual se refieren a la presencia de microorganismos patógenos en el cuerpo, mientras que las enfermedades de transmisión sexual implican síntomas o manifestaciones clínicas resultantes de estas infecciones.

Por ejemplo, la clamidia y la gonorrea son infecciones de transmisión sexual causadas por bacterias que pueden ser asintomáticas en algunos casos. Sin embargo, si no se tratan, pueden progresar y causar enfermedades como la enfermedad inflamatoria pélvica o la uretritis. Por otro lado, el herpes genital y la sífilis son ejemplos de enfermedades de transmisión sexual que presentan síntomas clínicos evidentes, como úlceras genitales en el caso del herpes o lesiones cutáneas en la sífilis.

Aunque a menudo se utilizan como sinónimos, es importante comprender sus distinciones.

Infecciones de Transmisión Sexual (ITS)
– Se producen cuando una persona contrae un patógeno (virus, bacteria, hongo o parásito) a través de relaciones sexuales sin protección.
– Pueden ser asintomáticas o presentar síntomas leves que no permiten un diagnóstico certero.
– No siempre se transforman en enfermedades, y una persona puede tener una ITS sin desarrollar una ETS.
– Ejemplos comunes de ITS incluyen la sífilis, la gonorrea, la clamidia y la tricomoniasis.

Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS)
– Son consecuencia de las infecciones. Esto significa que, debido a una infección, se desarrolla una enfermedad.
– Las ETS también son causadas por bacterias, hongos y virus, y pueden derivar en patologías más graves.
– Ejemplos de ETS incluyen el VPH, el VIH, la sífilis y la gonorrea.
– Varios tipos de cáncer genital y del sistema reproductivo son producidos por el avance del virus de papiloma humano (VPH).

En resumen, una ITS se refiere al estado de infección, mientras que una ETS se manifiesta como una enfermedad específica. Ambos términos están relacionados con la salud sexual y reproductiva, y es fundamental tomar medidas preventivas y realizar controles médicos regulares para proteger nuestra salud

Tal vez te interese leer Prueba casera de VIH/SIDA

 

Prevención de Infecciones y Enfermedades de Transmisión Sexual

La prevención de las ITS/ETS se logra mediante múltiples estrategias:

  1. Educación Sexual Integral: La educación sexual integral que aborda temas como la anatomía, la salud reproductiva, la prevención de enfermedades y el consentimiento es fundamental desde una edad temprana. Promover la conciencia sobre las ITS/ETS, sus modos de transmisión y la importancia del uso de métodos de protección es clave.
  2. Uso de Métodos de Barrera: El uso consistente y correcto de métodos de barrera, como el condón, reduce significativamente el riesgo de transmisión de ITS/ETS. Además, los métodos anticonceptivos de larga duración, como el dispositivo intrauterino (DIU, conocido como T anticonceptiva) y el implante, protegen contra embarazos no deseados pero no previenen las ITS/ETS, por lo que se deben usar junto con métodos de barrera.
  3. Pruebas de Detección: Realizarse pruebas periódicas de detección de ITS/ETS, especialmente después de haber tenido relaciones sexuales sin protección o si se ha tenido contacto con una persona infectada, es fundamental. Si se detecta una infección, es importante seguir el tratamiento recetado por el equipo de salud y notificar a las parejas sexuales para que también puedan recibir tratamiento.
  4. Pactar protección con Parejas Sexuales: acordar el uso de protección con parejas sexuales y acordar hacerse pruebas periódicas de ITS puede disminuir el riesgo de exposición a estas infecciones.
  5. Vacunación: La vacunación contra enfermedades como el virus del papiloma humano (VPH) y la hepatitis B es una estrategia efectiva para prevenir ciertas ITS/ETS. Es importante seguir el calendario de vacunación recomendado por el servicio de salud.

 

Signos de Alarma y Cuándo Solicitar una Consulta Médica

Es fundamental prestar atención a los signos de alarma que podrían indicar la presencia de una ITS/ETS:

  • Secreción inusual del pene o la vagina.
  • Dolor o ardor al orinar.
  • Úlceras genitales, verrugas o lesiones cutáneas.
  • Picazón, enrojecimiento o inflamación en el área genital.
  • Dolor abdominal, pélvico o durante las relaciones sexuales.
  • Sangrado vaginal anormal.
  • Síntomas de infección del tracto urinario.

Si experimentas alguno de estos síntomas después de haber tenido relaciones sexuales o sospechas de una infección, hazte una prueba de inmediato. En Oriéntame puedes encontrar combos de exámenes para varias ITS.

En conclusión, la diferencia entre infecciones y enfermedades de transmisión sexual radica en la manifestación de la enfermedad. La prevención de las ITS/ETS se basa en la educación, el uso de métodos de protección, y la detección temprana. Reconocer los signos de alarma y buscar atención médica cuando sea necesario son pasos importantes para proteger tu salud sexual y reproductiva.

Hepatitis C: Síntomas, causas y tratamiento

Hepatitis C: Síntomas, causas y tratamiento

La hepatitis C es una infección viral que afecta principalmente al hígado, pudiendo provocar desde una inflamación leve hasta enfermedades graves como la cirrosis o el cáncer hepático. 

Esta infección, a menudo silenciosa en sus etapas iniciales, plantea un desafío significativo en términos de salud pública. La información y la concienciación son cruciales para su prevención y tratamiento, ya que muchos portadores del virus no son conscientes de su estado debido a la falta de síntomas evidentes. 

En este artículo, exploraremos los aspectos esenciales de la hepatitis C, incluyendo sus síntomas, causas y las opciones de tratamiento disponibles, con el fin de proporcionar una comprensión clara y útil sobre esta infección. 

¿Qué es la hepatitis C?

La hepatitis C es una enfermedad infecciosa causada por el virus de la hepatitis C (VHC), que ataca principalmente el hígado. Tras la infección, el virus puede causar inflamación hepática, y en casos crónicos, llevar a daños más serios como fibrosis, cirrosis e incluso cáncer de hígado.

El hígado, afectado por esta enfermedad, es un órgano vital que cumple funciones esenciales en el cuerpo, como la filtración de toxinas, la regulación de la coagulación sanguínea, el almacenamiento de energía y la producción de sustancias importantes para la digestión. 

Cuando el VHC daña el hígado, estas funciones pueden verse comprometidas, afectando significativamente la salud general de las personas.

La hepatitis C se caracteriza por su tendencia a convertirse en una infección crónica en una gran proporción de los casos. En las etapas iniciales, es común que no presente síntomas claros, lo que hace que muchas personas vivan con el virus sin saberlo y, por lo tanto, sin recibir el tratamiento adecuado. 

Por estas razones, la detección temprana y el tratamiento son esenciales para prevenir el deterioro de la salud hepática y sus complicaciones asociadas.

También te podría interesar: Hepatitis B: Síntomas, causas y tratamientos.

Causas de la hepatitis C

La hepatitis C se transmite principalmente a través del contacto con sangre infectada. Las vías de transmisión más comunes incluyen:

Uso de drogas inyectables: 

Compartir agujas o jeringas contaminadas es una de las formas más frecuentes de transmisión del VHC.

Procedimientos médicos con instrumentos contaminados: 

La exposición a equipos médicos no esterilizados adecuadamente también puede ser una fuente de infección.

De madre a hijo durante el parto: 

Aunque menos común, el VHC puede transmitirse de una madre infectada a su bebé durante el parto.

Relaciones sexuales con una persona infectada: 

Si bien es menos común, la transmisión sexual del VHC es posible, especialmente en relaciones sexuales no protegidas y en individuos con múltiples parejas sexuales.

Síntomas de la hepatitis C

La hepatitis C puede manifestarse de manera diferente según sea aguda o crónica, y en muchos casos, puede ser asintomática, especialmente en las etapas iniciales.

Hepatitis C aguda:

En las primeras semanas o meses tras la infección, la hepatitis C aguda rara vez presenta síntomas. Si aparecen, pueden incluir:

  • Fatiga y debilidad.
  • Náuseas o vómitos.
  • Dolor abdominal, especialmente en la zona del hígado.
  • Orina oscura y heces pálidas.
  • Ictericia (coloración amarillenta de la piel y los ojos).

Hepatitis C crónica:

La infección se considera crónica cuando persiste durante más de seis meses. La mayoría de los casos de hepatitis C entran en esta categoría.

Los síntomas de la hepatitis C crónica pueden ser leves o ausentes durante muchos años, pero a medida que la enfermedad progresa, pueden aparecer síntomas como:

  • Fatiga constante.
  • Dolores musculares y articulares.
  • Problemas de memoria y concentración.
  • Signos de cirrosis hepática, como ascitis (acumulación de líquido en el abdomen) y hemorragias internas.

Asintomáticos:

Un aspecto notable de la hepatitis C es que muchos casos permanecen asintomáticos durante años, lo que significa que las personas infectadas no presentan síntomas. 

Esta ausencia de síntomas puede llevar a un diagnóstico tardío y a un mayor riesgo de daño hepático a largo plazo.

Debido a esta naturaleza a menudo silenciosa de la hepatitis C, especialmente en sus etapas tempranas, la realización de pruebas de detección en personas con factores de riesgo es esencial para un diagnóstico temprano y efectivo.

Echa un vistazo a: Pruebas VIH caseras: una opción de detección temprana y accesible

Tratamiento de la hepatitis C

El tratamiento de la hepatitis C ha experimentado avances significativos en los últimos años, mejorando considerablemente las perspectivas para las personas afectadas por este virus.

Los tratamientos modernos para la hepatitis C utilizan antivirales de acción directa (AAD), que atacan específicamente al virus para evitar que se reproduzca en el cuerpo.

Estos tratamientos han demostrado ser altamente efectivos, con tasas de curación superiores al 90% en muchos casos.

Los regímenes de tratamiento suelen durar de 8 a 12 semanas y son mucho menos invasivos y con menos efectos secundarios que los tratamientos antiguos basados en interferón.

Importancia de la detección y el tratamiento temprano:

La detección temprana del VHC es vital para prevenir el desarrollo de complicaciones graves como la cirrosis o el cáncer hepático.

Un tratamiento oportuno puede eliminar el virus, reduciendo el riesgo de daño hepático y mejorando la calidad de vida.

Si crees que podrías estar en riesgo de haber contraído la hepatitis C, no dudes en acercarte a Oriéntame. Ofrecemos una toma de muestra para la prueba rápida de ITS incluída la hepatitis C, seguida de asesoría y entrega de resultados. 

Tomar acción es el primer paso hacia tu bienestar. ¡Contáctanos y cuida tu salud hoy!

Virus del Papiloma Humano: Causas, síntomas y tratamientos

Virus del Papiloma Humano: Causas, síntomas y tratamientos

El Virus del Papiloma Humano (VPH) representa un desafío considerable en el ámbito de la salud pública debido a su prevalencia y la variedad de condiciones que puede provocar. 

Con más de 100 tipos identificados, este virus es conocido principalmente por causar crecimientos en la piel o membranas mucosas, como las verrugas. Sin embargo, su impacto va más allá, ya que ciertos tipos del VPH están vinculados con diversos cánceres, incluyendo el cáncer de cuello de útero, ano, pene, vagina, vulva y orofaringe. 

Aunque la mayoría de las infecciones por VPH no conducen a cáncer, la relación entre ciertos tipos de VPH genital y el desarrollo de cáncer de cuello uterino es particularmente significativa.

Estas infecciones se transmiten comúnmente por contacto sexual o contacto piel con piel, y su amplia gama de transmisión subraya la importancia de medidas preventivas efectivas, como la vacunación. 

Las vacunas actuales ofrecen protección contra las cepas más peligrosas del VPH, aquellas con mayor probabilidad de causar verrugas genitales o cáncer cervical. 

En este artículo, exploraremos las causas, los síntomas y los tratamientos del VPH, destacando la importancia de la prevención y el manejo adecuado para combatir las complicaciones asociadas con este virus tan común pero potencialmente peligroso.

Síntomas del VPH

El Virus del Papiloma Humano (VPH) es una infección viral que comúnmente se manifiesta a través de la aparición de verrugas en diferentes partes del cuerpo, aunque en muchos casos el sistema inmunitario puede suprimir la infección sin síntomas visibles. 

Cuando las verrugas surgen, su aspecto varía según el tipo de VPH. Las verrugas genitales, por ejemplo, pueden presentarse como lesiones planas, bultos pequeños similares a la coliflor, o protuberancias en forma de tallo, localizándose principalmente en la vulva, cerca del ano, en el cuello del útero o en la vagina en mujeres, y en el pene, escroto o alrededor del ano en hombres. 

Estas verrugas genitales generalmente no son dolorosas, pero pueden causar comezón o sensibilidad.

Además del área genital, el VPH puede causar otros tipos de verrugas, como las verrugas comunes, que son bultos ásperos y elevados, usualmente en manos y dedos, que a menudo resultan antiestéticas y en ocasiones dolorosas. 

Las verrugas plantares, que aparecen en los talones o en la parte frontal de las plantas de los pies, son bultos duros y granulosos que pueden causar molestias al caminar.

 Por otro lado, las verrugas planas, más pequeñas y lisas, suelen encontrarse en la cara en niños y en la zona de la barba en hombres, y en las piernas en mujeres.

Estos síntomas del VPH, aunque en su mayoría no son graves, pueden causar incomodidad y preocupación estética, y en algunos casos, las cepas del virus están asociadas con un mayor riesgo de cáncer, especialmente en el área genital. 

También te podría interesar: ¿Cómo saber si tengo VIH sin examen? ¿Es posible? Te lo aclaramos

Causas del Virus del Papiloma Humano

La infección por el Virus del Papiloma Humano (VPH) se produce cuando el virus ingresa al cuerpo a través de cortes, abrasiones o pequeños desgarros en la piel, propagándose principalmente mediante contacto directo de piel con piel. 

En el caso de las infecciones genitales por VPH, estas se transmiten comúnmente a través de relaciones sexuales, incluyendo el sexo vaginal, anal y, en algunos casos, mediante el contacto piel con piel en la región genital sin penetración. 

Las infecciones por VPH que resultan en lesiones orales o en las vías respiratorias superiores pueden contraerse por medio del sexo oral.

Además, existe un riesgo de transmisión del VPH durante el embarazo. Si una persona embarazada tiene una infección activa de VPH con verrugas genitales, hay una posibilidad, aunque baja, de que el virus se transmita al bebé. 

En casos muy raros, esta transmisión puede resultar en el desarrollo de tumores benignos en la laringe del recién nacido.

Es importante destacar que las verrugas, como manifestación del VPH, son contagiosas y pueden propagarse a otras personas o a diferentes partes del cuerpo del mismo individuo a través del contacto directo con la verruga. 

Complicaciones de VPH 

Las complicaciones resultantes de una infección por el Virus del Papiloma Humano (VPH) pueden variar en gravedad y naturaleza. 

Entre las complicaciones menos comunes pero potencialmente serias se encuentran las lesiones en las áreas orales y de las vías respiratorias superiores. 

Algunos tipos de VPH pueden causar lesiones en la lengua, amígdalas, paladar blando, laringe y nariz. Estas lesiones pueden presentarse como crecimientos o cambios en el tejido, y en algunos casos, pueden requerir atención médica para su evaluación y tratamiento.

Más preocupante es el riesgo de ciertos cánceres asociados con el VPH. Ciertas cepas del virus, particularmente aquellas consideradas de alto riesgo, están directamente vinculadas con el desarrollo del cáncer de útero

Estos mismos tipos de VPH también pueden contribuir a la aparición de cánceres en los genitales, el ano, la boca y las vías respiratorias superiores. 

Esta conexión entre el VPH y varios tipos de cáncer subraya la importancia de la prevención de la infección por VPH, como la vacunación, y la realización de exámenes de detección regulares para aquellos cánceres asociados con el virus

Diagnóstico y tratamientos disponibles

El diagnóstico de una infección por el Virus del Papiloma Humano (VPH) suele iniciarse con la observación directa de las verrugas en consulta médica. 

En casos donde las verrugas genitales no son visibles, se pueden emplear varias pruebas diagnósticas. Una de ellas es la aplicación de una solución de vinagre (ácido acético) en las áreas genitales, que hace que las lesiones causadas por el VPH se tornen blancas y sean más fáciles de identificar. 

El examen de Papanicolaou, que consiste en recolectar células del cuello del útero o de la vagina para su análisis en laboratorio, es otro método diagnóstico importante, ya que puede revelar anomalías precancerosas. 

Además, se recomienda realizar una prueba de ADN en células cervicales para mujeres mayores de 30 años, ya que esta puede detectar el ADN de tipos de VPH de alto riesgo asociados con cánceres genitales.

Tratamiento

En cuanto al tratamiento, las verrugas causadas por el VPH a menudo desaparecen sin intervención, especialmente en niños, pero el virus puede permanecer en el cuerpo y provocar nuevas verrugas. 

Los medicamentos antiverrugas se aplican directamente sobre la lesión y pueden incluir ácido salicílico, imiquimod, podofilox y ácido tricloroacético, cada uno con sus propias indicaciones y efectos secundarios. 

Si los medicamentos no son efectivos, se pueden considerar procedimientos quirúrgicos como la crioterapia (congelación con nitrógeno líquido), la electrocauterización, la cirugía láser o la eliminación quirúrgica.

En el caso de lesiones precancerosas en el cuello uterino identificadas mediante un examen de Papanicolaou o del VPH, se realiza una colposcopía para una inspección detallada y, si es necesario, una biopsia.

 Las lesiones precancerosas suelen requerir extracción mediante criocirugía, láser, extirpación quirúrgica, procedimiento de escisión electroquirúrgica con asa o conización con bisturí frío. 

Este enfoque integral en el diagnóstico y tratamiento del VPH es clave para manejar las complicaciones y prevenir el desarrollo de condiciones más graves asociadas al virus.

Atención médica

Si sospechas que puedes estar infectado(a) con el Virus del Papiloma Humano (VPH), es fundamental tomar medidas proactivas para tu salud. 

En Oriéntame, estamos listos para brindarte la atención y el asesoramiento especializado que necesitas. 

Agendar una consulta de ginecología con nosotros es el primer paso hacia un diagnóstico claro y el desarrollo de un plan de tratamiento adecuado, si fuera necesario. 

Durante la consulta, podrás expresar tus inquietudes, realizar las pruebas pertinentes y recibir información detallada sobre las opciones de manejo y tratamiento. 

Recuerda que el VPH es una infección común, y abordarla con la orientación adecuada es esencial para tu bienestar. No dudes en contactarnos en Oriéntame para programar tu cita y tomar control de tu salud reproductiva y sexual.

Detectando el VIH: Una mirada a las pruebas caseras y la telemedicina

Detectando el VIH: Una mirada a las pruebas caseras y la telemedicina

El VIH es un virus que ha afectado a muchas personas en todo el mundo. Detectarlo a tiempo es esencial para recibir un tratamiento efectivo y llevar una vida saludable. En este artículo, exploraremos cómo las pruebas caseras de VIH y la telemedicina están revolucionando la detección y el control de este virus.

El primer paso: Autoexamen y asesoría virtual en Colombia

En Oriéntame, hemos implementado el primer servicio de prueba casera de VIH, el KIT VIHDA, que permite a las personas entre 13 y 64 años realizar un autoexamen para la detección del VIH, con el apoyo de asesoría virtual.

 Este innovador servicio es un avance significativo en la lucha contra el VIH en Colombia.

Reserva y preparativos

Acceder al servicio es simple. Contactando la central de citas de Oriéntame, cualquier persona puede agendar su cita, proporcionar sus datos y obtener toda la información necesaria sobre el proceso y costos del test, demostrando la accesibilidad y el enfoque proactivo de la salud sexual en nuestra fundación.

Asesoría Pre-prueba

Antes de realizar la prueba casera de VIH, se ofrece una asesoría completa, la cual incluye la educación sobre conductas de riesgo, identificación de hábitos saludables y desmitificación de creencias falsas acerca del VIH. 

Esta preparación es crucial para entender el contexto de la prueba y actuar en consecuencia.

Realización del autoexamen

El KIT VIHDA permite que, con una simple muestra de sangre y en tan solo veinte minutos, cualquier persona pueda conocer su estado serológico respecto al VIH con una efectividad superior al 99%. 

Este método no solo es rápido y eficiente, sino que también es altamente confiable.

También te podría interesar: ¿En cuánto tiempo se detecta el VIH después de la exposición? Te lo explicamos

¿Qué sigue después de la prueba?

Tras el autoexamen, la asesoría post-prueba se convierte en una parte esencial del proceso, sobre todo si el resultado es reactivo.

En ese caso, es necesario realizar pruebas confirmatorias y obtener apoyo médico para establecer un plan de seguimiento y prevención adecuado.

Recomendaciones para segunda prueba

Si el resultado es no reactivo, es importante realizar una segunda prueba después de doce semanas, especialmente si ha existido alguna situación de riesgo. 

Este periodo permite descartar el periodo de ventana inmunológica del VIH, tiempo durante el cual el virus no es detectable.

¿Por qué optar por el servicio de prueba y asesoría virtual?

Los servicios de telemedicina y pruebas caseras de VIH no solo ofrecen comodidad, sino también confidencialidad y respeto por la intimidad del usuario. 

Son una opción excelente para quienes buscan un ambiente seguro y voluntario para conocer su estado de salud sexual.

Un servicio accesible y respetuoso

La telemedicina ha demostrado ser una herramienta poderosa en el área de la salud sexual, proporcionando accesibilidad y garantizando la privacidad y el consentimiento informado del usuario, aspectos fundamentales en el manejo del VIH.

Toma el control de tu salud sexual hoy

La detección temprana del VIH es vital. Con servicios como los de Oriéntame, las pruebas rápidas de VIH y la asesoría virtual están al alcance de todos. 

Es el momento de tomar una decisión informada y responsable sobre tu salud sexual. No dejes pasar más tiempo, sal de la duda y toma el control con las opciones que te brinda la telemedicina y los kits de prueba casera de VIH. Chatea con nosotros haciendo clic aquí

Hepatitis B: Síntomas, causas y tratamientos

Hepatitis B: Síntomas, causas y tratamientos

La hepatitis B es una enfermedad infecciosa que ataca al hígado y representa un desafío de salud global. Según estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en 2019, aproximadamente 296 millones de personas en el mundo padecían una infección crónica causada por el virus de la hepatitis B. 

Además, se registra una alarmante cifra de 1,5 millones de nuevas infecciones cada año. A pesar de la disponibilidad de medidas preventivas, como la vacunación, su prevalencia sigue siendo elevada en muchos países. 

Es esencial conocer los síntomas, causas y tratamientos de esta enfermedad para combatirla eficientemente.

¿Qué es la Hepatitis B?

La hepatitis B es una enfermedad infecciosa provocada por el virus de la hepatitis B (VHB). Esta afección ataca directamente al hígado, causando inflamación y, en casos más graves, daño hepático.

Es una enfermedad transmitida principalmente a través del contacto con sangre y otros líquidos corporales infectados.

La infección puede ser aguda, dando lugar a síntomas temporales y de corta duración, o crónica, lo que puede llevar a enfermedades hepáticas graves a largo plazo, como cirrosis o cáncer de hígado. 

Es importante destacar que muchos infectados no presentan síntomas inmediatos, lo que hace esencial la detección y prevención tempranas para evitar la transmisión y complicaciones posteriores.

Síntomas de la Hepatitis B

En muchos casos, las personas con hepatitis B no presentan síntomas, lo que hace crucial realizarse pruebas periódicas si se está en un grupo de riesgo. Sin embargo, cuando se manifiestan síntomas, estos pueden incluir:

  • Fatiga y cansancio extremo.
  • Dolor en el área del hígado.
  • Coloración amarillenta en piel y ojos (ictericia).
  • Pérdida del apetito.
  • Fiebre leve.
  • Orina oscura y heces pálidas.

También te podría interesar: ¿En cuánto tiempo se detecta el VIH después del contagio? Te lo explicamos

Causas de la Hepatitis B

La transmisión del VHB generalmente ocurre a través de:

  • Relaciones sexuales sin protección con una persona infectada.
  • Uso compartido de agujas o jeringas contaminadas.
  • Transfusiones de sangre no verificadas.
  • De madre a hijo durante el parto, si la madre está infectada.

Tratamientos para la Hepatitis B

El tratamiento para la hepatitis B tiene como objetivo controlar la replicación del virus y prevenir el daño hepático asociado. 

Aunque no hay una cura definitiva, existen antivirales orales, como el tenofovir y el entecavir, que resultan efectivos en la reducción de la carga viral y la prevención del progreso de la enfermedad. 

Estos medicamentos ayudan a detener la multiplicación del virus y a reducir el riesgo de complicaciones a largo plazo. 

Es importante mencionar que no todos los pacientes con hepatitis B requieren tratamiento, por lo que la decisión de iniciar una terapia debe ser evaluada cuidadosamente por un especialista. 

Además, el seguimiento regular y las pruebas hepáticas son esenciales para monitorear la función del hígado y la evolución de la enfermedad.

Prevención: La clave contra la Hepatitis B

La prevención es, sin duda, el arma más potente contra la hepatitis B. Esta enfermedad puede prevenirse mediante la administración de una vacuna, la cual es altamente efectiva y se recomienda aplicar a recién nacidos, adultos no vacunados y grupos en riesgo. 

Además de la vacunación, es fundamental adoptar medidas de protección como el uso de preservativos durante las relaciones sexuales y evitar compartir objetos personales cortopunzantes, como agujas o cuchillas. 

La detección temprana es otro pilar fundamental en la lucha contra esta enfermedad. Por ello, se aconseja realizar pruebas de ITS regularmente, especialmente si se han tenido prácticas de riesgo. 

Estar informado y actuar con responsabilidad es la mejor estrategia para protegerse y proteger a los demás.

Si te asaltan dudas sobre tu estado de salud o piensas que pudiste haber estado expuesto al riesgo de contagio de hepatitis B, no dejes que la incertidumbre te consuma. 

En Oriéntame, estamos comprometidos con tu bienestar. Ofrecemos un servicio integral que incluye asesoría previa para resolver tus inquietudes, la toma de muestra para la prueba rápida de hepatitis B, y una asesoría posterior donde te entregaremos y explicaremos los resultados. 

Prioriza tu salud y bienestar; el conocimiento es el primer paso para cuidarte y tomar decisiones informadas.