¿Aborto legal desde el celular?

El mismo sábado que Martha supo que tenía un retraso menstrual se hizo una prueba de embarazo solo por confirmar que el estrés de la cuarentena no fuera la causa. Por el tiempo de su última menstruación podría decirse que tenía entre 4 y 5 semanas de embarazo, sin embargo ella sabía exactamente cuándo quedó embarazada.

En semana santa vio por última vez a Yesid, volvería a Neiva y fue a despedirse, pues con la universidad cerrada sus papás ya no le podían costear más su vivienda en Bogotá.

Con la certeza del embarazo y la angustia por cómo este le trastocaría todos sus planes de vida, llamó ese mismo día y pidió una cita para interrumpir el embarazo en un conocido centro médico de Teusaquillo.

Se dio un rato para llorar y tomar fuerzas antes de llamar a Yesid pero él no contestó, no quería contarle por WhatsApp pero tampoco aguantó enfrentarlo sola. No supo que fue más doloroso, sí que se tomara un día para responder o que la respuesta fuera: “Mk yo no puedo viajar, resuélvelo tú”. Sin embargo, esto le reafirmo aún más su decisión inicial de no tener un hijo ahora y definitivamente no con Yesid.

La cita era el lunes a las 10:30 y aunque estaba despierta desde las 3 a.m., ponerse de pie para salir a tiempo le costó mucho esfuerzo por la mezcla de malestar físico y emocional. Llegar al centro médico fue fácil, tomando el Transmilenio estaba a 40 minutos de su casa y hace 2 años había acompañado una amiga por un Postday®.

Como en todos los establecimientos públicos, y más en los centros médicos, le tomaron la temperatura antes de entrar, cuando la enfermera vio 38°C en el termómetro le indicó que debía volver en 3 días. Le pareció increíble que no le preguntara el motivo de su visita ¿y si uno tiene una urgencia médica qué? exclamó Martha en protesta.

Frustrada salió vacilante en dirección hacia la avenida Caracas, pero casi a los 5 pasos un extraño le extendió un papel a la vez que dijo: “consulta y tratamiento garantizado por ginecóloga”, Martha por un instante lo consideró pero el aspecto del hombre le dio suficiente desconfianza para apresurar el paso de regreso a la estación.

Desde el bus investigó con su celular y rápidamente encontró en Oriéntame algo que decía “aborto en casa por telemedicina”, pensó entonces que si se atendía en casa tal vez lo de la fiebre no sea importante. Dio un vistazo al sitio web y en el chat una asesora le confirmó lo que parecía increíble: en Colombia hay servicios de aborto legal, con un médico y desde la casa.

Reservó una cita de telemedicina para esa misma tarde y tuvo una consulta de una hora con un médico que, según dice, le preguntó de todo y, entre otros temas, también le aclaró que la fiebre si era importante por la sospecha de COVID-19, pero no un impedimento para tener una interrupción voluntaria del embarazo. Al día siguiente, a su casa llegó una cajita con el medicamento con el que inició el tratamiento.

Ayer Martha llamó a nuestra línea de atención prioritaria, preocupada de nuevo porque tuvo cólicos como le advirtió el médico, pero solo por un día y tenía la duda de si sentir alivio tan pronto era normal (comúnmente este síntoma suele durar de 3 a 5 días). La asesora le explicó que, aunque no estaba en el promedio, una recuperación más rápida de lo normal también es posible.

Entonces ya más tranquila declaró que estaba abrumada por haber vivido tan intensas emociones en tan poco tiempo: “hace una semana no podía ni imaginarme todo lo que he vivido estos días ¿por qué no le cuentan a la gente que esto existe?” y así fue cómo acordamos con Martha contar su historia.

 Aborto en Colombia

En Colombia el aborto está considerado como un derecho fundamental en tres circunstancias específicas definidas por la Corte Constitucional en la sentencia C-355 de 2006:

  1. Cuando el embarazo es producto de violación, incesto, transferencia de ovulo o inseminación artificial no consentida por la mujer.
  2. Cuando el embarazo pone en riesgo la salud o la vida de la mujer embarazada
  3. Cuando el feto presenta malformaciones fetales incompatibles con la vida

Además, en el marco regulatorio del aborto en Colombia se establece que las solicitudes de interrupción del embarazo deben ser atendidas en un máximo 5 días, que no hay límite en edad gestacional y que puede solicitarse por cualquier persona en capacidad reproductiva sin importar su edad, nacionalidad, tipo de aseguramiento en salud, condición social o económica.

A pesar de haber transcurrido casi 15 años desde esta histórica decisión, las personas continúan enfrentando importantes barreras para el acceso a estos servicios que organismos internacionales han declarado como esenciales y en los cuales las demoras en la oferta se constituyen en factores de riesgo que pueden limitar completamente el acceso o en el peor de los casos aumentar los riesgos de complicaciones.

 La telemedicina una alternativa viable en tiempos de crisis sanitaria

La telemedicina es sin duda una estrategia que amplía de manera importante el acceso a al aborto seguro. A través del uso de herramientas tecnológicas de comunicaciones que vienen siendo utilizadas en varios países del mundo, la telemedicina es un mecanismo que acerca los servicios a las personas superando las barreras asociadas al desplazamiento, la distancia, los costos, entre otros, y lo hace de manera segura y cumpliendo con todos los estándares de calidad definidos por organismos internacionales y definidos por los Ministerios de Salud de los países en los que se ha considerado esta innovadora estrategia de servicio.

En cumplimiento de su misión institucional, la Fundación Oriéntame ha liderado en Colombia la oferta de servicios de asesoría y consulta virtual por telemedicina para la atención de la salud sexual y reproductiva.

Con ocasión de la pandemia del coronavirus, cuyas circunstancias limitan el desplazamiento libre de las personas y además se recomienda no congestionar los servicios de salud que de por si están fuertemente exigidos por cuenta del virus, el Ministerio de Salud y otros organismos internacionales han definido lineamientos, que la Fundación Oriéntame sigue estrictamente para la prestación de este servicio y una vez más ha liderado la inclusión del servicio de interrupción voluntaria del embarazo por telemedicina  según lo dispuesto por las leyes colombianas.

Este servicio permite que una persona embarazada que se encuentra en las circunstancias definidas por la Corte Constitucional como causales de aborto legal, pueda abortar en su casa (o el lugar donde se encuentre) recibiendo el acompañamiento profesional y de alta calidad necesario para un aborto seguro en todas las etapas del proceso de atención:  antes, durante y después.

La telemedicina ha contribuido enormemente a superar las restricciones de manera oportuna, permitiendo el acceso al servicio de aborto legal de manera segura. Además de las restricciones generales que ha impuesto la emergencia sanitaria, en este caso se dan circunstancias específicas que pueden incrementar la necesidad de este servicio, como son la dificultad de acceso a los métodos anticonceptivos y el aumento de los casos de violación sexual asociados al confinamiento.

 Con telemedicina abortar en casa también puede ser legal y seguro

El servicio de aborto legal en casa a través de telemedicina en Oriéntame ofrece orientación y asesoría en opciones frente al embarazo no deseado, y si la persona que consulta encuentra que la Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) es su mejor opción y cumple con criterios de elegibilidad, el paso siguiente es una completa valoración médica, utilizando los mismos medios tecnológicos, a cargo de un profesional de la salud, donde se abordan aspectos clínicos y emocionales.

En el marco de la atención médica y junto con el profesional, se determina si de acuerdo con la edad gestacional, es posible continuar con la atención a través de telemedicina o se requiere atención en la modalidad presencial.

En caso de que el tiempo de embarazo lo permita y la usuaria así lo prefiera, el envío de los medicamentos para la interrupción del embarazo se hace desde el servicio farmacéutico de Oriéntame y se hace seguimiento vía virtual tanto de las condiciones físicas como emocionales de la usuaria durante todo el proceso de atención para garantizar una atención segura de principio a fin.

Con el fin de garantizar un servicio integral como el que caracteriza a la fundación Oriéntame, en el servicio de aborto por telemedicina, además de la medicación para el tratamiento de aborto las usuarias reciben:

  • Dosis inicial del método anticonceptivo de elección, en caso de que en consulta se haya indicado preferencia por un método hormonal oral o inyectable.
  • Prueba de embarazo y folleto con instrucciones de uso.
  • Preservativos para incentivar el uso de la doble protección.
  • Versiones impresas a nombre de la paciente de las formulas médicas dónde se prescriben la medicación de IVE, analgésicos y el método anticonceptivo de elección.
  • Folletos y guías informativas con recomendaciones sobre el manejo de los medicamentos, signos y síntomas de alarma, datos de contacto prioritario. Así como información para el uso de los analgésicos y el método anticonceptivo.

Los servicios de Telemedicina requieren del acompañamiento de profesionales de la salud, de ninguna manera avalan la medicación sin criterio médico o automedicación.

 La Telemedicina, herramienta valiosa para la salud reproductiva

Garantizar la continuidad de la atención para las mujeres y las niñas en edad reproductiva (o cualquier otra persona en capacidad de gestar) permite brindarles la especial atención que necesitan para protegerse o mitigar los efectos de múltiples violencias, de las que son víctimas.

De acuerdo con la evidencia creciente es importante reiterar que la telemedicina tiene un inmenso potencial para enfrentar algunos de los retos existentes en países desarrollados y en vías de desarrollo al permitir proveer servicios de salud accesibles, costo efectivos y de alta calidad.

Por otra parte, más allá de la pandemia, es recomendable que los avances tecnológicos que han probado ser efectivos en situaciones de crisis, puedan mantenerse para superar las barreras que sin emergencia también se presentan y es por ello que podría decirse que la telemedicina llegó para quedarse.

También te puede Interesar

Una opción de aborto legal en las regiones de Colombia

Una opción de aborto legal en las regiones de Colombia

En Colombia uno de los principios rectores aplicables a la salud sexual y reproductiva según está claramente establecido en la Política Nacional de Sexualidad, Derechos Sexuales y Derechos Reproductivos[1] emitida por el Ministerio de Salud, es el principio de la...

leer más
Menstrual cup, a toast for gender equity

Menstrual cup, a toast for gender equity

Menstruation has no quarantine Many women during the health emergency have struggled to access menstrual hygiene items, and it is not just a problem of shortages; the economic resources of a large part of the population have been reduced and severe in informal...

leer más
Aborto seguro y telemedicina según figo

Aborto seguro y telemedicina según figo

El golpe desigual del coronavirus Los desafíos que representa la pandemia por COVID-19 en entornos humanitarios, como la los servicios de educación o salud, tomadores de decisiones y formuladores de políticas públicas, responsables de los sistemas de salud, donantes y...

leer más