Talleres, herramientas y otras ayudas sexuales

Talleres, herramientas y otras ayudas sexuales

¿Sale con varios chicos, que le puedo decir?

pregunta un padre frente a las conductas de su hija sobre sexualidad. 

¿Sospecho que hay un estudiante abusado en casa, intervengo o no?

Se cuestionan los maestros ante las situaciones que presentan los estudiantes.

¿Si no quiero usar condón que opciones tengo?

¿Después de cuánto tiempo podemos tener sexo?

Son dudas de adolescentes

Estado: Es complicado

La lista de preguntas sobre sexo y cómo manejar la sexualidad sería tan larga como personas existe. Y en más de una ocasión han sido interrogantes, mitos y tabúes al alrededor de la sexualidad para los que no hubo respuesta, solo seguimos la vida a ensayo y error, o tratamos –seguro de buena voluntad- de dar el mejor consejo que se nos ocurrió en el momento.

Es natural tener dudas sobre sexualidad, de hecho a cualquier edad; muchas veces se cree que la gente joven tiene más dudas sobre sexo que los mayores, pero no. Solo que a medida que una persona crece y va madurando se va enfrentando a diversas situaciones que confrontan su conocimiento y experiencia, como decía Mafalda ¡cuando me sabía las respuestas me cambiaron las preguntas!

Lo cierto es que tal vez nunca estemos suficientemente listos o listas para vivir la sexualidad y lo que implica hacerlo con libertad y respeto por sí mismo y por los otros. Siendo la sexualidad una experiencia tan personal nadie tendrá nunca la última palabra. Lo que si podemos hacer es apropiarnos de herramientas para responder a los retos. Lo que además es un deber en el caso de adultos a cargo como padres, docentes y cuidadores.

¿El tamaño importa?

Entre las herramientas sexuales se cuentan los recursos personales, y esto es tal vez más importante que disponer de “información” real como un libro o virtual como una página web por muy completas que sean.

En efecto, para informarse la tecnología disponible es una herramienta poderosa. Empero, entender la enormidad de información que se produce a diario es ya un reto, filtrar la información buena, útil y veraz de la que no lo es, implica un desafío aun mayor, pues mucha información no quiere decir mejor información.

Aunque si bien el acceso a la información es una barrera menos, no es lo mismo informarse que formarse, y en materia de sexualidad esto hace la diferencia. Especialmente en un momento donde fácilmente emerge un anuncio con contenido sexual en cada dispositivo que tenemos a la mano.

La sexualidad rebasa al cuerpo y al individuo

Si entender, descubrir, aceptar la sexualidad, el sexo y las relaciones es un proceso de vida, es válido en algún momento dar y recibir ayuda.

Y al fin y al cabo somos seres sociales, no tenemos que hacerlo solos. La sexualidad es a tal grado definitoria, se construye con los otros. Marcela Lagardé afirma: “La sexualidad organiza de manera diferente la vida de los sujetos sociales, pero también las sociedades”.

Sin embargo, según información de la más reciente Encuesta Nacional de Demografía y Salud “Los datos indican que tan solo el 25,9 % de las mujeres y el 27,4 % de los hombres definen la sexualidad como un aspecto de la identidad (como uno se ve, se siente y se comporta). La mayoría de personas entre 13 a 49 años sigue asociando la sexualidad con la genitalidad (tener relaciones sexuales, hacer el amor, tener sexo).”[1]

En contraposición, la misma encuesta reveló que de los 17 temas sobre educación para la sexualidad explorados, en los 5 temas que menos formación se recibe son los relacionados con placer y erotismo, prácticas sexuales seguras, interrupción voluntaria del embarazo, mecanismos para denunciar situaciones de vulneración de derechos, y servicios o recursos de apoyo disponibles en salud sexual y reproductiva.

Hay una gran tarea pendiente en materia de Derechos Sexuales y Derechos Reproductivos, pues está visto que son los temas que menos se abordan en las iniciativas educativas, y esto tiene consecuencias.

 

 

¿Cómo queremos vivir la sexualidad en las familias, en los colegios, en las empresas, en la comunidad?

La respuesta nos concierne a todos y todas, requiere de capacidades individuales y colectivas, que nos permitan adquirir herramientas necesarias para potenciar la sexualidad como dimensión de desarrollo humano.

¿Qué estamos haciendo?

Solo en el año 2016, la Fundación Oriéntame sensibilizó y suministró información veraz y científica sobre salud sexual y reproductiva a casi 11.000 personas, entre adolescentes, jóvenes y adultos. Intervinimos en 13 empresas, quienes contrataron con nuestros servicios para trabajar con funcionarios de diferentes niveles, a través del desarrollo de metodologías que promueven la participación activa de las personas, sin desconocer las singularidades de los grupos poblacionales y sus expectativas.

 

Nos apoyamos en técnicas y herramientas metodológicas novedosas en el área de la salud sexual y la salud reproductiva a través de encuentros colectivos, jornadas de información, talleres y ferias donde se busca la sensibilización, reflexión y conceptualización de aspectos cognitivos, afectivos y de actitud involucrados en el ejercicio libre y sano de la sexualidad de las personas y su entorno. La educación para la sexualidad fomenta relaciones de respeto y equidad en un mundo sexualmente diverso.

El 85,3 % de las mujeres y el 80,7 % de los hombres de 13 a 59 años afirman que la educación sobre sexualidad les ha servido para desarrollar habilidades en la toma de decisiones.[2] 

Para información sobre programas de formación dirigidos a padres, docentes, líderes comunitarios u otros actores sociales por favor ponerse en contacto con la coordinación de gestión social en Oriéntame llamando de lunes a viernes al 315 857 3665 o escribir a [email protected]

 

Oriéntame, un aliado en educación para la sexualidad

 

[1] Encuesta Nacional de Demografía y Salud, 2015. Capítulo Educación integral de la sexualidad, página 539, Tomo II. Ministerio de protección social.

[2] Resultados ENDS 2015. Ministerio de salud y protección social, Boletín de Prensa No. 261 12 diciembre de 2016.

 

 

 

También te puede Interesar

Interrupción voluntaria del embarazo por telemedicina

Interrupción voluntaria del embarazo por telemedicina

¿Aborto legal desde el celular? El mismo sábado que Martha supo que tenía un retraso menstrual se hizo una prueba de embarazo solo por confirmar que el estrés de la cuarentena no fuera la causa. Por el tiempo de su última menstruación podría decirse que tenía entre 4...

leer más
Una opción de aborto legal en las regiones de Colombia

Una opción de aborto legal en las regiones de Colombia

En Colombia uno de los principios rectores aplicables a la salud sexual y reproductiva según está claramente establecido en la Política Nacional de Sexualidad, Derechos Sexuales y Derechos Reproductivos[1] emitida por el Ministerio de Salud, es el principio de la...

leer más
Menstrual cup, a toast for gender equity

Menstrual cup, a toast for gender equity

Menstruation has no quarantine Many women during the health emergency have struggled to access menstrual hygiene items, and it is not just a problem of shortages; the economic resources of a large part of the population have been reduced and severe in informal...

leer más